El Centro de Pruebas de Belchamp, situado cerca de Sochaux (Francia), es el lugar donde se realizan los test de calidad internos de la Marca y se ponen a prueba los rigurosos procesos de desarrollo y producción puestos en marcha por el Grupo PSA Peugeot Citroën. El Peugeot 308 sale airoso de estos test, incluso con 120.000 kilómetros a sus espaldas.

 

 

La calidad es uno de los pilares fundamentales del proyecto 308. Ha estado muy presente en el trabajo de los equipos implicados en toda su fase de diseño. El objetivo, claramente expresado en su lanzamiento, era situar al Peugeot 308 en la élite de su segmento.Tras algo más de dos años de vida comercial, los resultados recogidos de encuestas a los clientes y usuarios profesionales, las pruebas realizadas por medios de comunicación y, por supuesto, los numerosos test internos, demuestran que la calidad en el uso en este modelo se mantiene al mismo nivel que recién salido de fábrica. Un Peugeot 308, incluso con muchos kilómetros en condiciones severas en su contador, mantiene intactas sus cualidades estáticas y dinámicas.Este resultado es fruto de tener en cuenta la calidad a largo plazo, la fiabilidad de los equipamientos y la durabilidad de las piezas en el diseño de cada elemento.
En unas pruebas realizadas recientemente en el Centro de Belchamp (Francia) ante periodistas de 21 países, se evaluaron y probaron un grupo de Peugeot 308, con entre 40.000 y 120.000 kilómetros a sus espaldas, procedentes directamente de particulares o del uso interno. Los resultados fueron concluyentes: parecía que el tiempo y los kilómetros no había pasado por ellos.
Por otra parte, la prensa ha podido comprobar la excelente resistencia al desgaste por el paso del tiempo de un Peugeot 308 PureTech 130 S&S 6V totalmente desmontado, tras recorrer 80.000 kilómetros, de los cuales varias decenas de miles en carreteras con firmes muy degradados o en pistas en climas cálidos o muy fríos. Los procesos iniciados en el Peugeot 308 para alcanzar estos niveles de calidad se aplicarán en el diseño y desarrollo de todos los futuros modelos de la marca. Belchamp es el epicentro de la política de calidad en el uso de Peugeot. En este centro francés se ponen a prueba las capacidades de resistencia de los vehículos en todas sus fases de desarrollo, con instalaciones como un banco de pruebas con 4 rodillos, un banco de pruebas de asientos o pistas de resistencia, etc.
Con 219.000 vehículos comercializados en Europa en 2015, repartidos entre 114.000 berlinas y 105.000 SW, la gama 308 crece un 37% respecto a 2014. La berlina, que inicia su tercer año completo de comercialización, crece a un ritmo del 9%, gracias a sus versiones deportivas GT y GTi by Peugeot Sport, además del acabado GT Line. Estas versiones de alta gama representan más del 16% de las ventas, lo que permite al Peugeot 308 disponer de un mix en el que más del 40% de las entregas corresponden a acabados del nivel 3 y superiores. Estos excelentes resultados contribuyen de un modo directo a los volúmenes comerciales de la marca, que registran una progresión del 9,4% en Europa respecto al año 2014.
Respondiendo a la creciente demanda de los mercados del Viejo Continente, 243.000 unidades de los Peugeot 308 y 308 SW salieron de la planta de Sochaux el año pasado: un 38% más que en 2014. El ritmo de producción actual es de 55 vehículos por hora, lo que equivale a 1.157 unidades diarias. Con la versión ultradeportiva GTi by Peugeot Sport, lanzada el pasado mes de octubre, la gama del Peugeot 308 es la más completa de la marca, que se inscribe con éxito en la estrategia de subida de gama.