El roadster clásico, reinterpretado y más deportivo que nunca: el nuevo BMW Z4 fusiona el típico dinamismo de los coches deportivos con un diseño emocionante, un ambiente exclusivo y características de equipamiento avanzadas. El placer de conducir puro se combina con una transmisión, chasis, tecnología operativa y conectividad de vanguardia.

El roadster clásico, reinterpretado y más deportivo que nunca: el nuevo BMW Z4 fusiona el típico dinamismo de los coches deportivos con un diseño emocionante, un ambiente exclusivo y características de equipamiento avanzadas. El placer de conducir puro se combina con una transmisión, chasis, tecnología operativa y conectividad de vanguardia.

El nuevo BMW Z4 es una adición muy moderna a la larga historia de fascinantes  roadsters de la marca. Biplaza con capota de lona totalmente eléctrica. Proporciones revisadas radicalmente, posición centrada de los asientos, distancia entre ejes más corta para una mayor agilidad y vías más anchas que su predecesor. Medidas de ahorro de peso y distribución de peso ideal 50:50, carrocería aerodinámicamente optimizada.

Diseño exterior con uso preciso de las formas y varios detalles distintivos. Faros colocados en los bordes exteriores de la parte delantera y en disposición vertical, por primera vez. Faros LED de serie, faros LED adaptativos opcionales, con función de matriz para luces largas de carretera y de curva no deslumbrantes. Gran parrilla de riñones BMW con nuevo diseño de malla. El amplio capó, con prominentes líneas de contorno, se extiende a ambos lados de los pasos de rueda. Las grandes tomas de aire son el punto de partida para las líneas y el contorno de la superficie a lo largo de los laterales. Zaga musculosa y escultural con un alerón armoniosamente integrado, luces LED esbeltas y difusor.

Interior de estilo moderno y de clase alta con un marcado enfoque hacia el conductor, líneas que van hacia delante con un impulso dinámico y paneles de control claramente estructurados. La reducción de embellecedores refuerza el carácter purista. Los contornos del panel de las puertas hacen eco de algunos de los elementos gráficos de los laterales exteriores.

Driving Experience se puede utilizar para seleccionar los modos COMFORT, SPORT y SPORT+, cada uno de los cuales cambia las respuestas del coche de forma perceptible. La capota de lona se abre y cierra con solo presionar un botón en diez segundos, incluso en movimiento a una velocidad máxima de 50 km/h. La capacidad del maletero ha sido incrementada en más del 50 por ciento (a 281 litros), en comparación con su predecesor. Los acabados Sport y M Sport tienen aspectos exclusivos de diseño y equipamiento.

Selección líder en la clase de sistemas de asistencia al conductor: el aviso de colisión y peatones con función de frenado en ciudad  es de serie, al igual que el sistema de aviso de abandono del carril. Disponibles como equipamiento opcional: Control de crucero activo con función Stop & Go, reconocimiento de señales de tráfico, información de distancia, sistema de aviso de cambio de carril, prevención de colisión trasera y alerta de tráfico cruzado, control activo de distancia de estacionamiento, cámara de visión trasera, asistente de estacionamiento con guía automatizada longitudinal y lateral del vehículo al maniobrar dentro y fuera de los espacios de estacionamiento, y asistente de marcha atrás. El BMW Head-Up display está disponible en el roadster por primera vez.

Interacción intuitiva y conectividad inteligente gracias al sistema operativo BMW 7.0. BMW Live Cockpit Professional opcional con gráficos consistentemente diseñados, basados en el contexto y personalizables en el cuadro de instrumentos completamente digital y en la pantalla de control (ambos con una diagonal de pantalla de 10,25 pulgadas; 26 cm). Operación multimodal mediante la pantalla táctil de control, el controlador iDrive, los botones del volante o el control por voz.