Nos convertimos en el taller donde se verificó el coche de los campeones

El pasado domingo vivimos con emoción y un poco de sorpresa el final de la BAJA ARAGÓN como muchos turolenses. No sólo porque este año ha discurrido casi íntegramente por la provincia sino porque en nuestra línea de colaborar con proyectos e iniciativas de la provincia nos convertimos en el taller donde se verificó el coche de los campeones. En Talleres Martín Lizaga pasamos una entretenida tarde de domingo viendo como los jueces y mecánicos desmontaban el coche del campeonísimo de Osona y como se comprobaban algunas de las piezas. El vehículo superó por supuesto todas las pruebas y se pudo certificar esa victoria de Roma en la Baja Aragón que disfrutamos como muchos aficionados del motor. Queríamos compartir con vosotros las fotos que dejó la tarde y animaros a que nos veamos el año que viene. Porque esperamos seguir colaborando y que la BAJA vuelva a Teruel. No se nos ocurre un sitio mejor.