Con la conquista de la Superliga se anota un triplete casi mágico que no había conseguido en sus 27 años de historia. Para BMW Talleres Martín Lizaga es un orgullo haber podido participar en ese proyecto y colaborar siendo uno de los principales patrocinadores.

 

Ver cada piña, cada remate o cada punto del Club Voley Teruel tenía para nosotros, BMW Talleres Martín Lizaga, la misma emoción que para el resto de turolenses en esta final de la Superliga y un punto de orgullo. Para una empresa familiar y pequeña es un enorme esfuerzo poder ser patrocinador principal del club más importante y con más seguidores y repercusión. Supone volcar muchos esfuerzos para explicar fuera la importancia que tiene el voley y cómo se siente especialmente, porque sólo aquí en Teruel se entiende la unión con este equipo.

Por eso queremos dar las gracias al equipo y a la afición porque nos sentimos partícipes de este enorme proyecto que es de todos. Nosotros hemos aportado todo lo que podemos y es un orgullo ver nuestro en cada jugada, asistir al pabellón y sobre todo, ver cómo toda la ciudad se vuelca con el equipo. Los jugadores y el cuerpo técnico son un ejemplo para la ciudad. Con los mismos problemas y limitaciones que tenemos cada uno en nuestro campo ellos son capaces de ser los mejores de España desde Teruel y pensamos que ese es un ejemplo a seguir. Su esfuerzo, constancia y trabajo en equipo son también un ejemplo para nosotros en el día a día de nuestro trabajo. Por eso desde aquí queríamos unirnos a ese grito de “ENHORABUENA CAMPEONES” y dar las gracias como patrocinadores por todo lo que nos han hecho disfrutar y soñar este año.