Llega el 10 de junio una nueva edición de la Carrera contra el cáncer en la que Peugeot Talleres Martín Lizaga será el patrocinador principal. Os animamos a sumaros a este evento que realmente plantea un día de fiesta y concienciación y que recorrerá el centro histórico este año con la historia del abastecimiento de la ciudad como trasfondo.

 

El próximo 10 de junio todos los turolenses tenemos una cita. Es tan fácil como apuntarse en esta dirección o en la sede de la Asociación Española Contra el Cáncer. Los 7 euros de la inscripción de cada corredor irán directamente a la lucha contra el cáncer. Nosotros, los patrocinadores, nos encargamos de todo lo demás. Y Peugeot Talleres Martín Lizaga será de nuevo patrocinador principal este año. Porque queremos luchar contra el cáncer, porque queremos colaborar con Teruel y porque creemos que será, como en otras ediciones, una fiesta del deporte, la solidaridad y un domingo muy especial.

Este año incluso la colaboración se extiende y veréis que hay muchas sorpresas y nuevos elementos. Por supuesto, encontraréis el famoso león de Peugeot en todas las camisetas que se regalan al participar en este evento. Camisetas técnicas y cuyo diseño todavía no os podemos mostrar pero que seguro que os van a gustar. Habrá por supuesto avituallamiento y actividades durante toda la mañana y para toda la familia. Además el carácter no competitivo hace que todos y al ritmo que cada uno quiera, andando o corriendo, puedan y podamos participar en esta carrera en lo que es un trasunto de la lucha contra el cáncer que requiere a todos, al ritmo que cada uno pueda.

El recorrido este año quiere hacer historia del abastecimiento de agua de la ciudad y seguirá los pasos de viaductos, aljibes y fuentes emblemáticas. La marcha va a consistir en un recorrido por la historia del abastecimiento de agua a la ciudad de Teruel. Ubicada, por razones estratégicas, en una “muela” (elevación más o menos plana sobre el terreno colindante), la ciudad se encuentra muy próxima al río Turia, que toma su nombre tras su confluencia con los ríos Alfambra y Guadalaviar. Agua no falta, pero los ríos están fuera de la ciudad, y a menor altura. De ahí que hubiera que bajar al río a por agua. En época de guerra, la ciudad podía quedar desabastecida en caso de asedio. Por ese motivo, en 1373, el rey de Aragón Pedro IV el Ceremonioso ordenó la construcción de tres aljibes, que permitieran almacenar agua (la mayor parte, agua de lluvia recogida de las zonas más altas de la ciudad). Los aljibes fueron construidos en la plaza del Mercado, hoy llamada del Torico, y dos de ellos están localizados (son los llamados Aljibe Fondero y Aljibe Somero). Uno de ellos es visitable (entrada desde la calle de San Juan). La construcción tuvo la desgracia de que un hundimiento provocó la muerte de 23 trabajadores. Entre 1531 y 1559, Pierres Vedel dirigió una obra maestra: traer el agua hasta Teruel, por gravedad, desde la fuente de la Peña El Macho, y distribuirla por la ciudad mediante conductos enterrados, hasta varias fuentes (una de ellas la podemos ver junto a la casa del Deán, al lado de la Catedral, si bien originalmente no estaba ahí). En la imagen se observa la auténtica fuente de la casa del Deán (la actual es la que había en el Arrabal). Los turolenses tenían así una serie de fuentes en el interior de la ciudad. Hay que imaginar lo que supuso la gran obra de Pierres Vedel para la época. El gran mérito de la obra de Pierres Vedel es que el agua discurre por gravedad, por medio de un pequeño canal. La obra completa, de unos 3 Km, incluye varios acueductos, grandes arquetas de registro, varios tramos en “mina” (Túnel), muros, etc. La entrada de agua a Teruel se efectuaba por el acueducto/viaducto de Los Arcos, la parte más famosa de esta impresionante obra de ingeniería del renacimiento. Hasta mayo de 1930 no se tuvo en Teruel el agua en los domicilios. En esa fecha, entró en servicio la obra de abastecimiento, proyectada por José Torán de la Rad (el mismo ingeniero que proyectó la escalinata), y construida por su empresa “Pavimentos Asfálticos S.A. El agua se tomaba de una captación cercana a la carretera de Cuenca (frente a los Franciscanos), y se impulsaba hasta los depósitos de Santa Bárbara, desde donde se distribuía por la ciudad. Teruel, en agradecimiento a José Torán de la Rad, erigió en 1935 (cuando ya había fallecido) la fuente y escultura de la mujer del cántaro, obra del escultor Victorio Macho (por cierto, es copia de otra existente en Palencia, del mismo autor).

RECORRIDO RUTA DEL AGUA: Plaza San Juan – C/ Ramón y Cajal – Plaza Carlos Castel (Torico) – C/ Joaquín Costa (Tozal) – Ronda Dámaso Torán [LOS ARCOS] – Portal de la Traición – C/ Alcañiz – C/ Santos Mártires – C/ Francisco Piquer – C/ Tribuna – Plaza Venerable Francés de Aranda – Plaza La Catedral [FUENTE CASA DEL DEÁN] – C/ Los Amantes – C/ La Andaquilla – C/ Bajo los Arcos – Plaza San Sebastián – Los Franciscanos – Puente de Hierro [RÍO] – Camino orilla del río – Puente de Tablas – Camino taller de Cerámica Torrent – Cruce de vía – Camino de la Estación – C/ Víctor Pruneda (Cuesta del Instituto) – Paseo del Óvalo – C/ Nueva – Plaza Carlos Castel (Torico) [ALJIBES] – C/ Ramón y Cajal – C/ Santa Cristina – C/ Joaquín Arnau – C/ Miguel Vallés – C/ Portal de Valencia (Pizarro) – Viaducto Viejo [FUENTE TORÁN] – C/ Tres de Abril (Ronda Liberación) – C/ San Fernando – Iglesia de Los Paúles –C/ José Torán – Viaducto Viejo – C/ Portal de Valencia (Pizarro) – Plaza San Juan.